VILLA LAGO MELIQUINA es un lugar de ensueño
Te invitamos a conectarte con la naturaleza, descansar y disfrutar de sus paisajes durante todo el año. Una aldea de montaña a orillas de un gran lago y un río que  recorre todo el pueblo.  En lengua mapuche Meliquina significa “cuatro rincones”: lago, río, montañas y naturaleza virgen resumen su encanto.

Hay diversos tipos de alojamiento: principalmente cabañas, además de casas particulares en alquiler, dos campings con servicios cercanos al pueblo, una hostería, un hotel 4 estrellas.

Se pueden realizar distintas actividades recreativas: disfrutar de sus variadas playas alrededor del lago, como también las que se encuentran a la vera de su río; practicar  deportes acuáticos como kayak, windsurf y kitesurf.  También senderismo y ciclismo de montaña en los distintos puntos panorámicos del pueblo. Por último la pesca con mosca es una de las actividades más importantes que convocan a pescadores aficionados y profesionales a la zona.

La gastronomía del pueblo es variada con restaurantes que ofrecen platos autóctonos, casas de té, almacenes  y emprendimientos que ofrecen productos regionales: dulces, conservas y licores.

Estas invitad@ a conocer este mágico y escondido rincón de nuestra Patagonia Argentina.


UN POCO DE HISTORIA
¿Cuándo fue el loteo? ¿Cómo se formo el pueblo? El por qué de su rápido crecimiento.

EL PRIMER LOTEO
La familia Steverlynck, dueña de las tierras que formaban parte de su estancia, decidió en el año 1977, lotear la extensión de tierra del valle al borde del lago Meliquina, que era atravesada por la ruta provincial 63.

Meliquina era un lugar de paso, para achicar distancias entre San Martín de los Andes y Bariloche, camino al cual pocos se animaban por sus dificultades.
Nuevo padrón para la villa

EL EMPUJE DEL ASFALTO
Con la llegada del asfalto a la ruta de los Siete Lagos, a sólo 13km del pueblo, y la promesa de la energía eléctrica, (aún hoy no cumplida), impulsó la venta de terrenos allá por el año 1998. Desde aquel entonces, la fisonomía del valle adquirió un nuevo encanto y posibilitó el nacimiento de la villa que hoy podemos disfrutar.

Debido al gran potencial turístico, atractivos y entorno de la villa, junto al aumento de su discusión, hoy son muchos los pobladores y turistas que disfrutan del lugar.

SIN LUZ ELECTRICA
Un pionero del lugar Carlos Cattaneo dijo: “Vivo como cuando era chico, casi como en el far west… para qué quiero la luz eléctrica si después viene la televisión…” Aún sin luz eléctrica, el pueblo se abastece mediante energía por grupo electrógeno, energía eólica y energía solar.

SUS POBLADORES
Gran cantidad de sus pobladores permanentes llegaron provenientes de grandes ciudades como Buenos Aires, La Plata, Córdoba, y Rosario; anhelando un cambio de vida y escapando del frenesí e inseguridad de las grandes urbes. Hasta la fecha hay más de 500 casas construidas. Y hoy viven de forma permanente unas 50 familias aproximadamente, las que con su emprendimiento y esfuerzo, lograron que la villa sea lo que es.

LA SOCIEDAD DE FOMENTO
En el año 2008 se creó la Sociedad de Fomento Villa Lago Meliquina, para continuar con un crecimiento responsable y en armonía con las bellezas naturales que lo rodean.