Cabañas
/
Villa Lago Meliquina

Cabañas Noscohue

Un lugar diferente, una forma de vida.
Confortables cabañas para 4, 6 y 8 personas

 

Un proyecto hecho en familia

Era el año 2002 y el trajín diario del trabajo me cegaba ante las cosas más importantes de la vida. Económicamente hablando no nos faltaba nada, éramos el estereotipo perfecto que el sistema crea, yo un operador del mercado financiero inmerso en un mundo material y mi familia el fruto de lo mismo.

Gracias al intenso diálogo mantenido con mi esposa comenzamos a entender que el amor hacia nuestros hijos no pasaba por la última PlayStation ni por el último celular, sino por estar compartir y disfrutar juntos el paso por esta vida, fue allí donde iniciamos la búsqueda.
Un año más tarde descubrimos nuestro lugar, era conocido por pocas personas, vivían allí no más de diez familias y con un nombre mapuche Meliquina que significa cuatro puntas.

No fue fácil un cambio tan abrupto, volvimos al inicio de los tiempos, ya que el lugar no contaba con los servicios básicos como luz, gas, agua de red, cloacas ni señal de celular, algo que en pleno siglo veintiuno los citadinos damos por descontados. Pero lo que si tenía era la naturaleza en su estado puro con su esencia intacta.

A partir de allí comenzó nuestro aprendizaje; como pioneros nos procuramos de los sistemas básicos, investigando nos interiorizamos en la energía alternativa, los biodigestores y los lechos nitrificantes. Yo cambie la calculadora por la moto sierra, mi esposa el supermercado por los dulces y las conservas caseras y mis hijos el colegio privado por la escuelita rural.

Nos faltaba solucionar nuestro tema laboral, un trabajo que nos permita el contacto cotidiano con la familia nos dé el bienestar suficiente para saciar nuestras necesidades básicas. Allí nace Noscohue, un proyecto pensado en familia con todas las letras, ya que en el diseño, la dirección de obra y el amueblamiento, intervinieron los cuatro integrantes de la familia: Fernanda, mi esposa, trato de darle la dulzura y pasividad que la caracterizan; Camila mi hija, el empuje que tiene un adolecente en la plenitud de la vida; Facundo, mi hijo, la mesura y los detalles en los muebles que juntos en largas charlas diseñamos y construimos. Y por último Miguel, que soy yo, el orgulloso padre de esta familia tratando de aprender que con la unión, el amor y la comprensión todo se puede lograr.

Hoy años más tarde, nuestro proyecto se hace realidad y nuestra meta no es tener un complejo de cabañas con clientes pasajeros, sino un lugar donde cada cliente se halle plenamente y viva, aunque sea por un tiempo, las emociones más profundas e intensas que están guardadas en su ser.
Por eso y por mucho más es que decimos que Noscohue no es un complejo de cabañas, sino una forma de vida.

Muchas gracias por haber dedicado minutos de su tiempo en leer estas líneas.

Miguel Pavez

Más info
Atendido por sus dueños
Bicicletas
Caja de Seguridad
Calefacción a leña
Delivery
Desayuno
Direct-TV
Estacionamiento
Frente al lago
Frente al Río
Juegos de mesa
Luz 24 horas
Pago con débito
Pago con tarjeta de crédito
Parque
Parrilla
Restaurante
Sauna
Traslado al Aeropuerto
Wi-Fi